Zonas delicadas

Zonas delicadas

Aunque es un vídeo antiguo, yo lo vi hace poco y, aunque os dejaré el enlace por aquí, creo que es interesante comentarlo para explicar un detalle que veremos después. El vídeo en cuestión trata sobre un niño en China que intenta saltar el potro en lo que parece un examen de gimnasia. Lo intenta varias veces sin conseguirlo. Cuando el niño se viene abajo, salen todos sus compañeros de clase creando un círculo a su alrededor y dándole ánimo. De esta forma refuerzan su confianza, lo que le lleva a conseguir saltar el potro acto seguido. En este caso (y seguramente en muchos otros que también estarán grabados en imagen) vemos la importancia del refuerzo positivo. Podemos conseguir cosas que en principio parecían imposibles.

Aunque un poco por los pelos vamos a intentar enlazar esta idea con un elemento vital de la impermeabilización. Cuando estamos colocando telas asfálticas siempre llegamos a unos puntos más delicados que hay que rematar bien para asegurar una correcta impermeabilización de la cubierta. Estas zonas delicadas suelen ser los encuentros con paramentos verticales, juntas de dilatación o desagües. Decimos que son zonas delicadas porque es justo en esas uniones donde tenemos más probabilidades de que surjan filtraciones debido a que son materiales independientes que debemos unir. Para realizar un buen trabajo contamos con bandas de refuerzo, como la banda de refuerzo e 30 p elast de Danosa. Su objetivo es precisamente ese, reforzar las zonas delicadas para que toda la obra de impermeabilización logre su objetivo, evitar filtraciones. También sirven como barrera anticapilaridad en los arranques de los muros para evitar las humedades propias del terreno.

El refuerzo es bueno, tanto para animar a compañeros que se vienen abajo por no conseguir un objetivo como para impermeabilizar cubiertas en las zonas más complicadas.