La Gran Manzana

Zonas ajardinadas

La Gran Manzana. Así se conoce coloquialmente a la ciudad de Nueva York. Y, ¿de dónde proviene ese nombre? Curiosamente, de la música, más concretamente del jazz. Alrededor de los años veinte los músicos de jazz tenían por costumbre llamar manzanas a las ciudades. Dependiendo de lo grandes que fueran estas ciudades podían ser manzanas pequeñas, manzanas grandes e incluso manzanas podridas. Aunque Nueva york no fue la única «gran manzana» que visitaron (Orleans y Chicago también lo eran), lo cierto es que en esta ciudad existían los clubes de jazz a los que acudían un público muy selecto, eran los de más renombre.  La expresión se hizo tan popular que enseguida llegó a otras partes del mundo y, así se llegó a conocer a Nueva York como la Gran Manzana. Una de las características de esta ciudad (tiene muchas) es el magnífico parque que guarda en su interior. Central Park es considerado uno de los parques urbanos más grandes del mundo. Y no es para menos, mide más de cuatro kilómetros de largo y ochocientos metros de ancho. Lagos artificiales, zonas ajardinadas, cascadas, incluso el famoso zoo del que se escaparon aquellos entrañables animales en la película de animación «Madagascar». El caso es que es agradable poder pasear entre árboles en una ciudad tan grande y gris como es Nueva York. Lo cierto es que a la mayoría de las personas nos gusta la naturaleza. Tanto es así que cada vez es más común construir zonas ajardinadas en las nuevas construcciones. Claro, este tipo de zonas requieren de mucha humedad para mantener las plantas, arbolitos y flores que las decoran. Para ello resulta muy útil la cubierta no transitable para jardín. Son cubiertas específicas con varias capas dirigidas a evitar, no solo filtraciones indeseadas, sino también que el agua quede estancada. Para ello se le colocan unos soportes específicos y una capa de mortero con la intención de proveer una correcta inclinación que permita que el agua se dirija hacia los desagües. Entre la capa separadora (donde irá la tierra) y la membrana impermeabilizante se coloca una placa para el drenaje.

Quizás no nos sea posible visitar la Gran Manzana y pasear por Central Park, pero las zonas ajardinadas son cada vez más comunes, seguro que hay algunas cerca de casa, y con este nuevo tipo de cubiertas, cada vez abundan más y nos deleitan la vista en este mundo tan gris en el que vivimos.