Tan solo cambiando una letra

Tan solo cambiando una letra

Parece mentira lo mucho que puede cambiar una palabra tan solo cambiando una letra. Voy a poneros algunos ejemplos para que veáis que es más fácil de lo que parece y que existen muchas palabras que tan solo cambiando una letra el significado es totalmente distinto. Actitud y altitud, alentar, aventar y atentar, cerveza y certeza (estas dos combinan muy bien, ya que tengo la certeza de que me tomaré una cerveza), gráfico y tráfico, indulto, insulso e insulto… podríamos seguir enumerando una gran cantidad de ellas.

Si os pica la curiosidad, os dejo un enlace para que acudáis a una página en la que se nos propone un juego muy interesante con esta premisa.

¿Y por qué hablamos de palabras a las que tan solo cambiando una letra el significado es totalmente distinto? Pues por lo que hemos mencionado en otras ocasiones, es importante hablar y comunicarnos de la forma más correcta posible para evitar malentendidos.

También cuando buscamos las referencias de productos. Pongamos por ejemplo que necesitamos una tela asfáltica concreta, la esterdan plus 40/gp elast. Si no hemos prestado suficiente atención o quien nos la recomendó cambió alguna letra podríamos confundirnos con la esterdan plus 40/gp erf elast, la esterdan 30 p elast o la esterdan 40/gp pol.

Quizás las diferencias puedan parecer de poca importancia, pero a la hora de elaborar un presupuesto o necesitar unas características concretas podemos encontrarnos ante dificultades.

Debemos prestar mucha atención a lo que decimos, escuchamos o escribimos para que no puedan existir dudas respecto a la conversación. Por supuesto cometemos errores que después deberemos subsanar (somos humanos) pero debemos minimizar los mismos.

Así que si quieres renunciar antes que denunciar, ser un catador antes que un matador, comerte una ciruela en vez de coger la viruela o pensar si quieres ser panadero o ganadero, recuerda la importancia de una letra mal puesta.