ordenes-concretas

Órdenes concretas

En la antigüedad las batallas no eran como son hoy en día.

Los guerreros iban al campo de batalla y seguían las órdenes de sus capitanes o generales.

Claro, en aquel entonces no existían las telecomunicaciones, ni los teléfonos por vía satélite.

¿Cómo lo hacían para comunicarse y transmitir órdenes en medio del campo de batalla?

Una de las formas más utilizadas era el uso de la trompeta. Medios sonoros que eran fácilmente entendibles por los soldados que tenían que ejecutar las órdenes. El toque de trompeta tenía que ser claro para que no existiera ningún tipo de duda de lo que los soldados tenían que realizar.

Sí el toque de llamada era indistinto, es decir no se entendía bien, los soldados podían cometer muchos errores que podrían llevarlos a acabar muy mal la batalla.

De ahí que las órdenes tuvieran que ser concretas y directas.No podía haber ningún error en el tipo de órdenes que se ejecutaban tras el sonido de la trompeta.

Esta idea nos sirve para explicar lo importante que es dar órdenes concretas y concisas para que nuestros trabajadores pueden ejecutarlas de la mejor forma posible. Tanto a la hora de colocar una tela asfáltica para terrazas como de realizar cualquier otra labor, ya sea en el campo de la construcción o cualquier otro tipo de trabajo que se vaya a realizar, es importante que los trabajadores entiendan qué tienen que hacer desde el principio.

De esta manera el trabajo será mucho más fluido, todo saben qué es lo que tienen que hacer y cuándo tienen que hacerlo. Las órdenes concretas también dan seguridad al trabajador que no tiene ningún tipo de duda sobre qué es lo que tiene que hacer.

Como si se tratara de un campo de batalla actual los encargados o jefes de sección tienen que saber dar órdenes concretas para que todo funcione de la forma correcta, pero también deben asegurarse de repasar después el trabajo realizado y confirmar que todo se ha hecho según las órdenes dadas. Es una forma de asegurarnos de no estar dando un toque de trompeta indistinto.