numeros-amigos

Números amigos

Hay números de muchos tipos. tenemos los números enteros, los números primos, los números racionales, los irracionales… pero, ¿sabías que existen números amigos?

Pues sí. ¿Y cómo sabemos que dos números son amigos? Se dice que dos números son amigos cuando la suma de los divisores de uno de ellos es igual al otro y viceversa. Los primeros números que guardan esa similitud (y los más antiguos ya que los pitagóricos ya los conocían) son el 220 y el 284. Vamos a comprobarlo. Los divisores propios del número 220 son: 1, 2, 4, 5, 10, 11, 20, 22, 44, 55 y 110. Si los sumamos todos nos da 284. Hagamos lo mismo con el 284, estos son sus divisores: 1, 2, 4, 71, 142 que sumados nos da… si, 220.

Por eso se dice que son números amigos. Pero no es fácil encontrarlos, no abundan tanto como pudiéramos pensar. La siguiente pareja no se encontró sino hasta el siglo IX por Ibn Qurra y fueron los números 1184 y 1210. Este matemático turco creó una fórmula que permitía encontrar números amigos. Interesante, ¿no es cierto? También existen números sociales, pero ya hablaremos de ellos en otra ocasión.

Igual que en las matemáticas, muchas de las cosas que nos rodean también tienen sinergias entre ellas. Necesitan de otros objetos para realizar bien su trabajo. Una tela asfáltica por sí sola no sirve de mucho. Necesita de otros materiales para su correcta instalación. Productos que preparan la superficie, que sellan las uniones o que las protegen de rasgones y pinchazos. Podríamos considerarlos materiales amigos. Encontrar materiales amigos es mucho más fácil que bucear entre las matemáticas, basta con conocer bien nuestro trabajo y los materiales de los que disponemos así como su correcta instalación. con ese conocimiento a nuestro alcance no habrá obra de impermeabilización que se nos resista.