Normativas

Normativas

Por desgracia, los accidentes ocurren. Aunque en muchas ocasiones (la gran mayoría) tenemos poco o ningún control sobre los mismos, lo cierto es que muchos de esos accidentes podrían haberse evitado. Las empresas están cada vez más concienciadas en evitarlos y por eso se esfuerzan por establecer medidas de seguridad que puedan minimizar los daños a los operarios y a las instalaciones derivados de esos accidentes fortuitos. Estas medidas no se reducen a mejorar las instalaciones y concienciar a los trabajadores, también las vemos reflejadas en las leyes que regulan los materiales con los que trabajamos,  normativas, certificados y exigencias de distintos colectivos. El cumplimiento de estas normativas por parte de las fábricas que realizan los productos que vamos a utilizar nos dan la seguridad de que esos productos ha pasado las pruebas necesarias para que funcionen correctamente.

Pongamos como ejemplo algunos de los materiales necesarios para colocar una cubierta transitable. Daremos los nombres de los productos que nosotros utilizamos y después mencionaremos algunas de las muchas normativas que se les exigen y que, por supuesto, cumplen. Para una cubierta transitable necesitamos: imprimación asfáltica, bandas de refuerzo, membranas impermeabilizantes, bandas de terminación en peto, capas separadoras, aislamiento térmico y capa antipunzonante.  De estos materiales hablemos de la tela asfáltica Esterdan 40/GP Pol o elastpol. Estas son algunas de las exigencias para este tipo de producto. Debe cumplir con las normas UNE EN 13707 y UNE EN 13969, así como con las exigencias del Código Técnico de Edificación. También con la DIT 550R/16 «ESTERDAN PENDIENTE CERO» y ETE 03/0062 «Esterdan Pkus FM Bicapa», la guía EOTA 006 y el documento de Aplicaçao DA74. Por supuesto también debe cumplir con los requisitos del Marcado CE.

Todo esto hablando sólo de un tipo de tela asfáltica, pero todos los elementos mencionados antes que son necesarios para la colocación de cubiertas transitables también deben cumplir con sus propios certificados y exigencias. Todo para darnos más seguridad a la hora de utilizar los materiales y poder evitar o minimizar accidentes.