Labores de impermeabilizacion

Labores de impermeabilización

Nacido en Madrid el 19 de mayo de 1887 fue elegido miembro de la Real Academia Española en 1934. Y no fue la única Real Academia de la que formó parte, también lo fue de la Real Academia de la Historia, de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de las Bellas artes y de la Nacional de Medicina. Fue médico del rey Alfonso XIII y un prolífico escritor, más de 500 artículos científicos, 220 prólogos de libros y una gran cantidad de libros que abarcaban medicina, historia y pensamiento. Hablamos del médico, historiador, escritor, científico y pensador de la generación de 1914, Gregorio Marañón. Con este currículo a sus espaldas, podemos pensar que sus consejos en algunos aspectos de la vida serían bastante acertados. Un de las frases que se le atribuyen nos da bastante para pensar. La frase es la siguiente: «La rapidez, que es un virtud, engendra un vicio, que es la prisa». Y cuánta razón tenía. La mayoría de accidentes o de trabajos mal realizados provienen precisamente de hacer las cosas con prisa. Si tuviésemos que realizar labores de impermeabilización colocando una tela asfáltica autoprotegida sobre una cubierta no transitable, deberíamos hacerlo extremando las precauciones y fijándonos muy bien en lo que estamos haciendo. Si trabajamos con prisas es muy probable que no rematemos bien una junta, que se nos pase por alto una zona de remate o no utilicemos bien algún producto impermeabilizante. En las labores de impermeabilización también podemos sufrir algún accidente (tropezar, darnos un golpe, que se nos caiga alguna herramienta…) por ir con prisas. Así que recordemos estas palabras de Gregorio Marañón que nos animan a ser rápidos en nuestro trabajo (en cualquier trabajo, no sólo en las labores de impermeabilización) pero a evitar el exceso de confianza que nos lleve a trabajar con prisas y, como consecuencia, no realizar un buen trabajo, tal y como se espera de un buen empleado.