La preparación del soporte

La preparación del soporte

Preparados, listos, ¡YA! ¿Os suenan estas palabras? Cuando éramos pequeños las decíamos a menudo antes de hacer una carrera o jugar a pillar. Ya de adultos quizás se las decimos a nuestros hijos, aunque hay otra manera de decirlo mucho más común: ¿estás preparado? Antes de salir de casa, dar una conferencia, presentarse a una entrevista de trabajo… Necesitamos estar preparados antes de realizar alguna labor, sobre todo si es importante para nuestro futuro.

A la hora de acometer una obra de impermeabilización también necesitamos estar preparados. Y no me refiero a tener todas las herramientas necesarias a nuestra disposición (que también) sino a asegurarnos de qué material vamos a utilizar y que labores previas debemos realizar antes de colocarlo. En el caso de la tela asfáltica autoadhesiva la preparación del soporte debe tratarse muy en serio, ya que de esa preparación dependerá el resultado final y nos ayudará a prevenir problemas en el futuro. La preparación del soporte implicaría, en primera instancia, revisar que la base sobre la que se colocará sea resistente y uniforme. Debemos asegurarnos de que esté bien limpia y seca, lo que incluye retirar cualquier cuerpo extraño sobre la superficie. La preparación del soporte, en caso de que este sea de hormigón o mortero, incluiría la aplicación de una imprimación bituminosa. También se requiere imprimación bituminosa en los soportes de madera, aunque de otro tipo. Si el soporte en un panel de aislamiento térmico es muy importante asegurarse de que los materiales sean compatibles entre sí. Una vez preparado el soporte ya estamos listos para aplicar la lámina, retirando el film protector y asegurándonos de no dejar burbujas de aire, para eso presionaremos la lamina siempre hacia afuera.  Una vez realizadas todas estas operaciones de preparación y habiendo empezado a colocar la lamina ya estamos listos para seguir trabajando hasta terminar la obra.

A diferencia de cuando éramos niños, recordemos que esto no es una carrera. El trabajo debemos realizarlo como se espera de profesionales, lo que implica hacer una buena preparación que nos facilite las tareas posteriores. ¿Preparados, listos…? Pues a trabajar.