La impresión en 3D

La impresión en 3D

La impresión en 3D está  en auge. No hace tanto tiempo poder imprimir en 3D era algo disponible para solo unos pocos debido a los altos costes de ese tipo de impresora, pero a día de hoy eso ha cambiado mucho. Ya tenemos a nuestra disposición impresoras de coste bastante económico (muchas de ellas son kits para montar en casa) y que consiguen resultados bastante aceptables. Si no sabes diseñar, da igual, existen varias páginas en internet que ofrecen diseños realizados por los usuarios y te permiten descargarlos para poder imprimirlos. Son muchos los usos que se le pueden dar a este tipo de impresoras: desde elementos de juego para un prototipo hasta piezas de repuesto de distintas máquinas. También se pueden utilizar para crear prótesis o diseños en tres dimensiones de edificios, engranajes… casi cualquier cosa que nos imaginemos. Resultan bastante útil para poder hacernos una idea muy aproximada de como quedaría el producto final así como poder ver los diferentes defectos que puedan surgir y buscar las soluciones adecuadas.

Obviamente este tipo de impresión tiene sus límites. Podemos hacer muñequitos y juguetes para que jueguen nuestros hijos, pero no podemos hacer, por ejemplo, una cubierta transitable, por mucho que hagamos miles de piezas que encajen a la perfección. Una cubierta de este tipo requiere de varios elementos (sobre todo impermeabilizantes) imposibles de conseguir con la impresión en 3D. Aún y así, este tipo de impresión puede resultar útil en las labores de impermeabilización por lo que mencionábamos al principio, diseños o prototipos de desagües, elementos de sujeción, soportes… Tener estos diseños de manera física puede ayudarnos a ver como funcionarían en la vida real utilizando otros materiales y la viabilidad del producto que estamos creando.

La impresión en 3D puede ayudar (y ayuda) a las mentes inquietas que buscan mejorar los productos que ya existen en el mercado, lo que hace que cada vez avancemos más hacia trabajos más seguros, rápidos y eficaces.