La impermeabilización de una terraza

La impermeabilización de una terraza

«Un viaje de mil millas comienza con un primer paso». Esta frase, atribuida al filósofo chino Lao-Tse nos recuerda que  todo gran proyecto (ya sea un viaje, un trabajo nuevo, un nuevo objetivo…) empieza por una pequeña idea que va desarrollándose poco a poco y nos lleva a la meta final. En ocasiones esa idea o intención surge de repente, debido a una necesidad instantánea, y nos hace pensar en que nos hace falta para llevarla a cabo. O puede parecernos que el proyecto que tenemos por delante es demasiado grande para nosotros e incluso puede llegar a abrumarnos. Pero lo cierto es que empezando con ese primer paso es como podremos llegar a nuestra meta final, incluso podemos disfrutar por el camino. Eso sí, no podemos hacer las cosas a la ligera, hay que pensar que pasos damos y hacia donde los damos.

Cuando queremos llevar a cabo una obra de construcción, son muchas las cosas a tener en cuenta. Una de ellas (más importante de lo que podamos imaginar) es la que tiene que ver con las impermeabilizaciones para evitar humedades. Pensemos en la impermeabilización de una terraza. Debemos de instalar una cubierta transitable para la instalación de suelos, ya que va a ser utilizada y está a la intemperie. El tipo de láminas que se utilizan en este tipo de cubiertas deben evitar las roturas o fisuras que puedas suceder debido a los cambios de temperatura, dilatación y retracción, humedad…  Según la zona en la que se vayan a realizar las labores de construcción o la impermeabilización de una terraza se deberán tener en cuenta muchos factores a la hora de elegir los materiales adecuados. También debe cuidarse la nivelación para la correcta evacuación de las aguas hacia los desagües.

Sí, muchas son las cosas a tener en cuenta para la impermeabilización de una terraza, cubiertas transitables u otros proyectos, pero si creemos que es demasiado complicado, nunca empezaremos. El primer paso bien pensado puede llevarnos a un trabajo bien hecho.