Inspiración en la naturaleza

Inspiración en la naturaleza

Es muy común que los científicos busquen inspiración en la naturaleza para sus nuevos proyectos e investigaciones. Intentan imitar muchos aspectos de distintos animales o plantas a fin de mejorar cosas ya existentes o crear algunas nuevas. El diseño del pez cofre para nuevos coches más aerodinámicos y estables, las protuberancias de la aleta de la ballena jorobada para que las alas de los aviones necesiten menos alerones y tengan mejor mantenimiento, el sistema de sonar de los submarinos inspirado en el sistema de sonar de los delfines (muy superior)… Podríamos seguir hablando largo y tendido sobre la inspiración en la naturaleza y las aplicaciones que se pueden encontrar. Algunas se han llevado a cabo con más o menos éxito, y muchas otras se siguen estudiando y analizando a día de hoy. Utilicemos como ejemplo el poder adhesivo del gecko. Durante muchos años se estuvo elucubrando sobre qué hacía que el gecko pudiese adherirse a todo tipo de superficies (algunos pueden caminar sobre vidrio totalmente en vertical). Al principio se creía que los geckos utilizaban algún tipo de sustancia adhesiva similar a la de los caracoles pero las investigaciones no revelaron ningún tipo de residuo. ¿Quizá algún tipo de ventosa situada en los dedos de los pies? También era una posibilidad, que se descartó cuando por fin se pudo ver una ampliación muy elevada de los pies del gecko. Se descubrió que estaban formados, no sólo por láminas con pelos extremadamente finos (unos cinco micrómetros llamados setas), sino que estos pelos tenían a su vez otras estructuras aún más finas, de 0,2 micrómetros llamadas espátulas. Las terminaciones de las espátulas (extremadamente pequeñas y numerosas) se veían atraídas al sustrato a escala molecular por el efecto de las fuerzas de Van der Waals, lo que le otorgaba esa extraordinaria capacidad de adhesión. Esta capacidad de adhesión otorgaría multitud de ventajas en multitud de campos. Pensemos por ejemplo en lo fácil que se pondría una tela asfáltica plastificada, de aluminio o enarenada sin necesidad de calor. Simplemente colocarla y ella misma se quedaría adherida a la superficie. Sin embargo, no contamos hoy con esa tecnología, pero los avances en sistemas de impermeabilización también han sido grandes, y, aunque no contemos con el sistema de adhesión del gecko, tenemos muchas otras alternativas que funcionan bien en nuestros días. Podemos seguir buscando la inspiración en la naturaleza e intentar imitar sus numerosas virtudes. Mientras tanto, nos conformaremos con los avances actuales e intentaremos ponerlos en práctica lo mejor que sepamos.