Habilidades Adquiridas

Habilidades adquiridas

En este artículo empezaremos hablando del talento. No me refiero a la moneda romana antigua, sino a las habilidades personales que tenemos o adquirimos. Cada vez hay más concursos en televisión centrados en admirar y explotar estos talentos o habilidades. En algunas ocasiones el talento es innato. Por la razón que sea hay personas con ciertas habilidades que le permiten llevar a cabo proezas que para otros son impensables. Después tenemos las habilidades adquiridas. Estas se consiguen a base de trabajo y esfuerzo. No queremos decir que si tenemos algún talento innato no haya que trabajarlo, pero en esos casos puede resultar más sencillo. Vamos a hablar de esas habilidades adquiridas gracias al esfuerzo y la experiencia. Todo el que lleve mucho tiempo en un trabajo fijo ha adquirido habilidades que le permiten realizar ese trabajo cada vez mejor y de manera más efectiva. A eso se le llama experiencia. Si llevamos mucho tiempo trabajando en empresas dedicadas al sector de la impermeabilización será fácil que reconozcamos una tela asfáltica autoprotegida pizarra de una enarenada. También sabremos la forma más efectiva de colocarla y en qué casos deberemos utilizar una u otra. Esa experiencia también nos permitirá ser más rápidos y eficientes. Decimos que son habilidades adquiridas porque cuando empezamos a trabajar no las teníamos. Ahora podemos utilizarlas y aplicarlas en otros ámbitos de nuestra vida. Quizás hemos aprendido a ser más organizados o tenemos una visión más amplia sobre cómo solucionar problemas. Por lo tanto, esas habilidades adquiridas con el paso de los años se han convertido en talento, ya no innato sino trabajado.

Es cierto que este tipo de talento o habilidad no va a hacer que ganemos un concurso de televisión (o si, nunca se sabe), pero como mínimo nos va a dar estabilidad laboral, que no es poco.