elementos-que-pueden-danar-los-trabajos-de-impermeabilizacion

Elementos que pueden dañar los trabajos de impermeabilización

En 1979 Ridley Scott revolucionó el cine de ciencia ficción al mezclarlo con el suspense y, más concretamente, el terror. Con el subtítulo de «en el espacio nadie puede oír tus gritos» trajo a las carteleras de los cines «Alien: el octavo pasajero».

A día de hoy prácticamente todo el mundo conoce a estos bichos, xenomorfos les llaman, ya que esta película tuvo otras tres secuelas: la impresionante «Aliens el regreso» y las olvidables «Alien 3» y «Aliens resurrección». También contó con una precuela llamada «Prometheus» (buena película de ciencia ficción pero que nos aleja un poco de la tetralogía original) y un par de crossovers con la saga «Predator», así como multitud de comics, ,merchandising e incluso un juego de mesa bastante curioso de la editorial Crazypawn titulado «Aliens Hadley´s hope».

Sea como fuere, la película que inició la saga es, a día de hoy, una obra maestra y un título de culto. Recuerdo una escena de la película (y no es cuando el alien sale del pecho del pobre desgraciado que muere en primer lugar) que nos enseñaba una cualidad del alien que nos hacía ver que era un bicho duro de matar.

Es el momento en el que le hieren y su sangre cae sobre el suelo de la nave, una sangre corrosiva que va atravesando las plantas una a una con el peligro de abrir un boquete en el casco y acabar con la nave y sus tripulantes.

No vamos a encontrarnos con sangre de xenomorfos por aquí, pero sí que hay ciertos elementos que pueden dañar los trabajos de impermeabilización y se trabaja para minimizar los riesgos y que los materiales sean cada vez más resistentes. Por ejemplo, la tela asfáltica autoprotegida pizarra está pensada para que sea resistente al desgarro, la tracción y punzonamiento estático y dinámico. Esa protección frente a elementos que pueden dañar los trabajos de impermeabilización (como granizo, herramientas, etc.) es gracias a su composición de armadura de fieltro de poliéster reforzado y su recubrimiento a base de betún modificado con elastómeros.

Si a eso le añadimos los gránulos de pizarra, encontramos en esta tela asfáltica una excelente protección frente a elementos que pueden dañar los trabajos de impermeabilización, a no ser que hablemos de la sangre de esos aliens salidos de la cabeza de Ridley Scott.