Control de materiales

Control de materiales

Todos coincidimos en que la seguridad es importante.

Cuando entramos en un coche nos abrochamos el cinturón o miramos a ambos lados de la carretera antes de cruzar (o eso deberíamos hacer, es lo que le enseñamos a nuestros hijos).

Pero si nuestra seguridad personal es importante, más lo es la seguridad colectiva. De eso están muy pendientes los pilotos de avión. Todos los pilotos deben seguir una serie de protocolos de seguridad antes de despegar. Una serie de chequeos para comprobar que todos los instrumentos de navegación funcionan perfectamente, que todos los aparatos marcan lo que deben marcar y como deben hacerlo. Y da igual si es el quinto vuelo del día, lo hacen cada vez.

Es cierto que el control de materiales no implica, en principio, problemas de seguridad. Al menos no tan graves como lo sería un accidente aéreo. Sin embargo, quienes se encargan del control de materiales también deben seguir unos protocolos para asegurarse de que el material está en perfecto estado para ser utilizado.

Pensemos, por ejemplo, en los paneles absorbentes rocdan 231/40. La densidad de este material tiene que ser la adecuada (70 kg/m2) para que sirva como aislamiento térmico y acústico. Normalmente se hacen ensayos en laboratorios homologados para comprobar si pueden recibir las debidas certificaciones y cumplen con las normativas vigentes.

Al estar compuesto por lana de roca (un material inerte) no causa ni favorece el desarrollo microbiano. También se pone a prueba su resistencia al fuego confirmando su buen comportamiento ante el mismo y dando una mayor seguridad en caso de incendio.

El control de materiales nos da seguridad a la hora de trabajar. Debemos asegurarnos de que los materiales que compramos han pasado por esos controles y han recibido las certificaciones necesarias para ser utilizados en el ámbito para el cual fueron creados.